14 junio 2008

El silencio

Hay momentos pequeños que pinchan en el pecho.
Andábamos por la calle,
tú te estabas muriendo otra vez.

Yo me reía de la costumbre
y entonces nadie habló.

Se nos oyó respirar.

6 comentarios:

Sólo digo una cosa dijo...

Por favor, digan 66 o el número atómico del disprosio.



Están sanos como peras.

Saludos!!!

ana dijo...

yo no estuve allí.gastrointeritis mediante.

eme dijo...

Vacíos infinitos, aire indescriptible, segundos de desolación.Esperanza constructiva, respiración profunda.

Enrique dijo...

Habia muerte, sin duda.

Maravillas dijo...

no existe la eterna promesa

supersalvajuan dijo...

PUes que VIva la COstumbre.