06 abril 2007

Lo importante

16 febrero 2007

Hay algo que se me olvida. No sé lo que es, pero hay algo que tengo que hacer, tengo la prisa por hacerlo y luego, cuando ya estoy preparado, no recuerdo lo que es. Hago cosas mientras, superfluas, que podría hacer otro día y también hago otras cosas importantes que bien podrían esperar, pero lo imprescindible, lo realmente necesario, lo que me despierta por las noches para que lo termine cuanto antes no sé, no sé lo que es.

8 comentarios:

Astilla dijo...

Entiendo bien esa sensación. Esas ansias de hacer algo que tiene que hacerse, pero justo cuando ya me acerco, cuando puedo ver de cerca lo realmente importante, doy la vuelta o freno de improviso considerando que hay otras cosas urgentes por hacer, aunque no sea así...yo lo atribuyo a cierto temor o miedo inconsciente de no qerer saberlo (o no querer hacerlo), como cuando me pongo a pensar en algo muy importante y súbitamente me da sueño... pero bueno, esa soy yo.

Dos besos.

El detective amaestrado dijo...

Quizá lo importante es olvidarlo

Bote de Colón dijo...

Nos gustas.
Ven al bote.

beren dijo...

A veces lo necesario no es lo imprescindible. Un saludo

Álex Chico dijo...

"Yo me ocupo de lo que tiene importancia, ella de todo lo importante", diría La Mandrágora.
¿Escribir?

Lost in Translation dijo...

a mi siempre se me olvida todo, soy un desastre...en los examenes me suele ocurrir, jajajajajaj, eso es ya mas peligroso.

Danielle dijo...

hola! sé que me has firmado hace muchísimo mi blog..la verdad es que nunca más lo volví a revissar. Me encanta sobre héroes y tumbas..una obra maestra de sábato, te puedo recomendar que leas el lobo estepario, de herman hesse. bueno, mi nuevo blog es www.verdor-patisserie.blogspot.com
ah, yo soy de argentina!. y esto de no saber que es lo que te impulsa en tu actuar de todos los días, mre pasa demasiaaaaado seguido.
que sigas bien
beso!

la perdedora ludópata dijo...

Lo único que consuela en estos casos es olvidar que se te ha olvidado "eso-lo-que-sea". Qué respiro.

Besos,

Vir