05 febrero 2007

Traductor: Traidor # 3: de LAS PARTíCULAS ELEMENTALES de Michel Houellebecq

-Texto extraído de Les particules élémentaires de Michel Houellebecq, ed. Flammarion, Paris, 1999. Cap. 7, pág. 50. El traidor soy yo-

El primer recuerdo de Bruno se remontaba a los cuatro años; era el recuerdo de una humillación. Iba entonces al parvulario del parque Laperlier, en Argel. Una tarde de otoño, la maestra había explicado a los niños cómo confeccionar collares de hojas. Las niñas esperaban, medio inclinadas en sus asientos, con signos ya de una estúpida resignación femenina. La mayoría llevaban vestidos blancos. El suelo estaba cubierto de hojas doradas; había sobre todo de castaño y de platanero. Uno tras otro sus compañeros terminaron los collares, después fueron a pasarlos alrededor del cuello de su niña preferida. El no avanzaba, las hojas se le rompían, todo se destruía entre sus manos. ¿Cómo explicarles que necesitaba amor? ¿Cómo explicárselo sin el collar de hojas? Empezó a llorar de rabia; la maestra no vino a ayudarle. Aquello se terminó, los niños se levantaron para dejar el parque. Un poco más tarde, la escuela cerró.

----------------------------------------------------------------------------------

Le premier souvenir de Bruno datait de ses quatre ans; c'etait le souvenir d'une humiliation. Il allait alors à la maternelle du parc Laperlier, à Alger. Une après-midi d'automne, l'institutrice avait expliqué aux garçons comment confectionner des colliers de feuilles. Les petites filles attendaient, assises à mi-pente, avec déjà les signes d'une stupide résignation femelle; la plupart portaient des robes blanches. Le sol était couvert de feuilles dorées; il y avait surtout des marroniers et des platanes. L'un après l'autre ses camarades terminaient leur collier, puis allaient le passer autour du cou de leur petite préferée. Il n'avançait pas, les feuilles cassaient, tout se détruisait entre ses mains. Comment leur expliquer qu'il avait besoin d'amour? Comment leur expliquer sans le collier de feuilles? Il commença a pleurer de rage; l'institutrice ne vint pas l'aider. C'était déjà fini, les enfants se levaient pour quitter le parc. Un peu plus tard, l'école ferma.

6 comentarios:

Arcángel Mirón dijo...

Qué buenas descripciones...

El detective amaestrado dijo...

Yo, lamentablemente, sólopude leer la parte española

Lost in Translation dijo...

pobre...seguro que de mayor esas niñas caprichosas se darán cuenta que hace falta mas que unas hojas para recibir cariño. Esa es la suerte del pequeño...

Astilla dijo...

hey antonio, que he llegado aquí por culpa de alguno de los dos lindos personajes de allá arriba :el detective o el arcángel (habría q hacer un cuento o hasta novela con esos dos individuos en un mismo texto). Y pues ha sido una buena sorpresa, encontrar a Houllebecq por aquí, y además bien traducido. Hace un ratito ya q leí el libro, y no recuerdo la delicadeza de los detalles que tú propinas aquí. Mi francés es de un 25%, pero aún así, ganas de decirlo. Creo que el traductor es un creador de puentes, q pueden extraviar o encontrar al lector en las palabras de otros.
Y tu puente es lindo.Un saludo.

la perdedora ludópata dijo...

Estaba perdida por esos mundos... Por fin un rato para visitarte. Pero qué señal es ésta??? Las Partículas Elementales... No sé a cuánta gente le he dado el coñazo para que lean este libro. Es como comer carne cruda. Yo me entiendo. Episodios como el que traduces son especiales. Recuedos de la infancia que parecen tan recientes y tan reales. Recuerdo la ansiedad que me generaba bordar con hilos de lana de colores un pañito... una pesadilla.
Felicidades una vez más por tu página.

Besos,

Virginia

javier dijo...

Esta semana iré a ver la obra de teatro de Plataforma del mismo autor, ¿Sabes que hay una pelí de las particulas elementales?. La señorita Puri y sus manualidades podría ser una historia parecida o quizá eramos demasiado pequeños. Recuerda que me debes una crítica... sigue así, tu vales, llegarás lejos