19 agosto 2006

Mi vida y los planetas. Cinco. POP

Por la ventana entran ya algunas luces
y parece aún más dulce
y los rayos aterrizan en su espalda,
no saldría nunca de la cama


En este disco empieza la maldad. Los chicos han dejado de ser cándidos y llevar una vida más o menos tranquila atormentándose a sí mismos para darse cuenta de que si les fastidian, ellos también tienen el poder para hacer daño. Inician entonces sus frases mortales, aforismos especiales para parejas que serán otra de sus señas de identidad como grupo, como aquel que dice Siento que no te quiero, no me importas de la canción Aeropuerto. O ese de Y podrás decirme ¡qué cabrón! y puede que, incluso, se te ocurran más insultos de Himno generacional #83. Pero su maldad es popera, utilizan melodías alegres para acompañar a sus letras tensas y, así, todo parece más amable de lo que en realidad es. De todos modos, también tienen tiempo para cantarle simplemente al amor en otras canciones como Jose y yo, 8 o David y claudia –belle and sebastian deberían traducir esta canción (¿dedicada al mago y la modelo?) y cantarla en inglés, hagamos una plataforma para conseguirlo, ¡recojamos firmas!

El segundo disco siempre es el más complicado para todos los grupos, después de haber sido reconocidos con el primer trabajo tienen que consagrarse, y ellos, como weezer, como los strokes, también vacilaron en la segunda entrega. Metieron tres canciones que no deberían haber entrado en el disco: Db –en la línea coñazo de La caja del diablo-, La máquina de escribir –pesada como ella sola y sin el fuste que tendrá unos años más tarde Segundo premio- y Ciudad azul, una canción escrita mano a mano entre Jota y May a la que le sobran, por lo menos, dos manos.

Como dice Manolo -el batería de at least-, el cantante de los planetas parece que dice Hola, soy Jota, miradme, soy un tío normal, hablo normal, pero ahora me voy a subir al escenario y voy a meterme una patata en la boca para cantar con un estilo único. Los críticos musicales llamaron a esto noise-pop, y metieron en el mismo saco a otros artistas “indie-pendientes” como el inquilino comunista, australian blonde, señor chinarro o mercromina. La historia consistía en hacer ruido con las guitarras y que la voz apareciera de fondo, como un instrumento más. Todos hacían más o menos eso y todos pertenecían a compañías discográficas independientes como elefant, subterfuge, jabalina o acuarela. Todos los que no recibían una oferta mejor, claro, porque en cuanto una multinacional se interesaba por ellos, allá que se iban. Algo normal, por otra parte.

Los planetas ya grabaron su primer disco grande, Super 8, con la multinacional rca. Así que con una compañía más o menos independiente como elefant, sólo grabaron su primer ep, Medusa, una versión de sr.chinarro, otra de felt y la Canción de navidad en un recopilatorio. Esto de grabar sus discos con una multinacional fue durante mucho tiempo un motivo para que la prensa especializada les acusara de traicionar sus principios. A lo que ellos respondieron con la canción Una nueva prensa musical. Esta discusión era ridícula, ¿qué principios estaban traicionando? ¿cuándo fueron ellos un modelo de ética? Ellos querían ser estrellas de rock, dedicarse sólo a la música y no tener que trabajar en otra cosa. Además, si a nadie se le ocurre decir que Saramago ha traicionado sus principios por publicar sus libros en alfaguara y no en otra editorial más pequeña, ¿por qué en la música esto es distinto?

A los que nos traicionaron de verdad fue a los que íbamos al tormenta de tormento. El mejor bar que ha habido nunca en almería, sin duda. Un día fuimos como íbamos siempre y ya no pudimos entrar. Qué día más malo y qué rabia cuando lo abrieron después y era un bar de esos modernos con música electrónica. Fue como si nos hubieran robado la juventud. El tormenta estaba en la calle trajano, al lado de la plaza de la catedral, en la zona de las cuatro calles, y tomaba su nombre de una canción de corcobado y los chatarreros de sangre y fuego, Tormenta de tormento –el anterior local del dueño se llamaba Malsoñando, como otra canción de corcobado.

El bar estaba pintado de blanco y negro, formando espirales. Aún hoy algunos restos de la decoración del tormenta se conservan como reliquias en otros bares de la ciudad, como las calaveras de animales o el póster de los cramps. La bebida era barata y no solía tener efectos secundarios, la música estaba muy bien, la gente iba a su rollo y no había problemas, y los cuartos de baño eran la entrada a otra dimensión; lo que te pasara dentro del baño del tormenta era la aventura que contarías durante toda la semana y, quizás, durante mucho más tiempo. Pero lo mejor del bar eran las camareras. Eran tremendas María y Gracia. Guapas, graciosas y con mala idea.

Una, o quizá fueron dos veces, la policía precintó el equipo de música por exceso de ruido. Era extraño, pero en vez de dejar de ir la gente, aquellas épocas de bar silencioso fueron las de máximo esplendor del bar. Casi no se podía entrar. Como si todo el mundo quisiera expresar así su solidaridad y su amor por aquel sitio. Recuerdo con mucho cariño aquel tiempo de pipas y cerveza negra y todas las cosas que me pasaron allí.

11 comentarios:

beren dijo...

ffffffff, qué recuerdos del Tormenta, con Paco y Chema, el Pincho y Juan el Ché, Minerva, las camareras (ay! las camareras...) Creo que hubo una época en la que no salí de allí, más que para dormir. Gracias por devolvérmelo a la memoria

José Antonio Garrido dijo...

"La bebida era barata y no solía tener efectos secundarios... Pero lo mejor del bar eran las camaeras...". Ya no quedan camareras así; ya todas te cuestan un huevo y sus efectos secundarios amenazan con eternizarse.

El maestro Don Pío Baroja dijo aquello de "dejemos las conclusiones para los idiotas". Para mí, "imbéciles" le da más fuerza a la frase (por aquello de que tiene más sentido semántico). Supongo que lo decía porque las conclusiones precisan de proposiones y premisas que no son suficientes por sí solas, sino que necesitan deducciones más o menos hábiles. Si algo necesita una conclusión es porque el "mensaje" no era suficientemente claro o porque el receptor de éste no ha estado suficientemente despierto.

Francisco Ortiz dijo...

Música y recuerdos muy bien entrelazados. En otros tiempos, cuando vivía en Almería, también anduve yo por esas calles, por locales inolvidables, también bebía cerveza negra. Un saludo.

srcurri dijo...

Vaya Beren, veo que hemos crecido en los mismos bares... Seguro que has oído más de una vez esa frase mítica del Kung-fu en el Sin comentarios: "Señores, desalojando, ¿es que no tenéis casa?"

José Antonio Garrido, ahora hay otros bares y las camareras tienen otro estilo. Bueno, hay que adaptarse. Gracias por la constancia.

Francisco Ortiz, un honor tenerte de invitado... claro, cine negro, cerveza negra... Debías andar por el Georgia, escuchando jazz. Tu blog es estupendo. Un saludo.

Trst21 dijo...

Me encanta tu blog, lo visito a menudo, cuando empiecen las clases de nuevo tengo que conseguir tu libro en Granada.

Las historias de Los Planetas y tu juventud son magníficas porque podrían ser las de cada uno de nosotros.

Espero leerte mucho, abrazos

Miguel Ángel Muñoz dijo...

Bares, qué lugares tan gratos...
Tormenta, claro, y tantas cosas que nos estás obligando a recordar y regozar, si vale el neologismo.
Un abrazo, curri.

Merche dijo...

Hay muchas cosas que odio de esta ciudad, Almería, pero me encanta encontrarme con amigos por la calle (confieso que alguna vez he cambioado de acera por no hablar con alguien....) Hace un par de día me crucé con Curri y le dije: a veces leo tu blog, casi todos los que escriben son tan intelectuales... Él me dijo: pues entra y lo pones. Curri, besicos, este año va a ser bueno, ya lo verás.

Juan de Dios García dijo...

Curri, ¿para cuándo otra entrega de LOS PLANETAS Y YO?
Un abrazo y suerte en Francia.
Viva le punk.

juan manuel gil dijo...

nos tienes abandonados. vuelve a teclear de una vez.

srcurri dijo...

Triste21, muchas gracias por tus ánimos. Los planetas están en todas partes, sobre todo en granada. Es chulo tu nombre, hazte un blog! Un saludo.

Miguel Ángel, me estoy terminando tu libro y está muy bien. Ya te haré una crítica en profundidad. Gracias por la costumbre de pasarte por aquí.

Jeje, Merche, qué explícita. Tampoco es tan intelectual la gente que pasa por aquí, ¿no? ¿tú me ves a mí pinta de intelectual? Pues los demás igual. Pues anda que tú, que eres actriz.

srcurri dijo...

Ya está, Juan de Dios, la nueva entrega de los planetas, y pronto otra más y luego otra, hasta que no tengan más discos. Gracias por la constancia. He oído por ahí que serás el nuevo protagonista de los banderines, los recitales de poesía del pub el zaguán, el martes 26 de septiembre a las 21.30 h. ¿Estoy en lo cierto? Igual me paso a verte...

Y gracias a Juanma Gil por recomendarme por ahí, y por estar siempre insistiendo en que no me duerma. Te voy a tener que dedicar el blog entero.

Saludos.